Hace un par de días tuve una conversación con un amigo, psicólogo organizacional de profesión y traductor de oficio. Hablamos sobre diversas realidades de lo que es trabajar  en equipo. Esta reflexión vino a colación debido a que para cada proyecto que realizamos en la empresa, se contratan profesionales de diversos perfiles dependiendo de las necesidades del cliente. ¿Qué tipo de profesionales se necesitan para desarrollar un Programa de Cadena de Valor para una empresa enfocada a la minería? ¿Necesitamos un especialista en el tema de la minería ¿Alguien que “hable inglés”?  ¿Un investigador de mercado? Después de una airosa conversación, pensamos (por que no concluimos) que cuando se forma un equipo de trabajo tiene que haber alguien que no esté de acuerdo casino online con los demás para fomentar la conversación y la creatividad; el amigo psicólogo insistió en que los grupos pequeños funcionan mejor pues entre más crece el grupo, las soluciones a los temas propuestos, se hacen eternas y se pierden detalles; y bueno, evidentemente tiene que haber un líder, alguien que vaya marcando la operación. En fin, que esta conversación me ha parecido muy interesante pues cada uno de nosotros, en nuestra vida profesional, tenemos que convivir y trabajar con diversos perfiles de personas. Nosotros mismos hemos formado nuestro equipo…

Pues ahí les dejo esta entrada…